Volcán Irazú

Volcán Irazú

Situados sus cráteres a una altura de 3.432 mt, el Irazú forma, junto con el Poás, la “pareja” volcánica más visitada del país; y su renombre, acentuado por el período activo reciente, que se inicio en el año 1963, es imán para que ticos y extranjeros se lleguen con avidez a su cima. Sin embargo, hoy día, el Irazú “duerme a pierna suelta” después de los innumerables problemas que provocó, en más de la mitad de Costa Rica, durante varios años. Porque los costarricenses recordamos muy especialmente el nombre del Irazú por las cenizas que azotaron, tanto al campo, -con la ruina de muchos cultivos- como las ciudades, en especial San José.

Sus faldas son relativamente suaves hacia al sur y oeste pero fuertes hacia el norte. El conjunto del macizo es prolongado con dirección E. N. E. aproximadamente. En las faldas del volcán hay numerosas fincas de lechería y también se cultiva con ahínco, especialmente la papa.

Está ubicado en la Cordillera Volcánica Central a 32 km de la ciudad de Cartago. Durante toda su vida prehistórica ha tenido una actividad en su mayor parte del tipo lávico, sin embargo gran parte del edificio volcánico está cubierto de capas de cenizas y flujos de barro de espesor variable que forman los fértiles suelos de la zona. Tiene unas 400 ha de materiales volcánicos (ha entrado en erupción en innumerables ocasiones entre 1723 y 1965, dando lugar a fenómenos como la conocida “lluvia de ceniza y lapilli”). Sobre las antiguas corrientes de lava se han generado profundas gargantas, labradas en las paredes laterales del cono principal, y en cuyo interior se localiza un pequeño lago, resto de una gran cuenca de agua hoy desaparecida; además, existe una gran cantidad de conos adventicios. Las vertientes aparecen cubiertas por una vegetación raquítica, interrumpida por piedrecillas y rocas, por las que brotan manantiales de aguas calientes y sulfataras (vapor de agua, hidrógeno y dióxido de carbono a temperaturas próximas a los 1009 C).

Hubo unas erupciones en el período (1963-1965) que son las más recordadas, cuando las cenizas cubrieron el Valle Central algunos días y la visibilidad a plena luz del día fue tan poca que los vehículos tenían que encender las luces para poder circular.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

 
Relacionado


Parque Nacional

Leyenda

Leyenda

Galería


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies