Parque Nacional Isla del Coco

Parque Nacional Isla del Coco

La Isla del Coco es considerada un laboratorio natural para el estudio de la evolución de las especies, así como para la práctica del buceo. El área alrededor de la isla es rocosa con presencia de muchas cascadas de espectacular caída hacia el mar. La costa es muy sinuosa, posee acantilados de hasta 183 metros de altura e infinidad de cuevas submarinas. El mar azul turquesa es de extraordinaria transparencia. Descubierto en 1526 por Joan Cabezas, fue refugio de piratas y corsarios en los siglos XVII y XVIII, que según la historia, escondieron valiosos tesoros, como el de William Davies (1864), el de Benito Bonito el “Espada Sangrienta” (1869), o el de Lima, que consistía en toneladas de lingotes de oro como para cubrir la cúpula de una iglesia.

Estas riquezas han atraído a más de 500 expediciones incluyendo una del Gobierno de Costa Rica que tomó posesión de la isla el 15 de setiembre de 1869.

En 1997, la Isla del Coco fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, dada la protección que ofrece a los habitats críticos de fauna marina, tales como las grandes especies pelágicas, especialmente los tiburones.

Ubicación

Se ubica en el Océano Pacífico a 532 Km de Cabo Blanco en Costa Rica, con dirección suroeste del territorio nacional entre los paralelos latitud N 5º 30″ y 5º 34″ y los meridianos 87º 1″ y 87º 6″.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

 
Legislación

CreaciónDecreto Ejecutivo No. 8748-A, del 22 de junio, 1978
PublicaciónGaceta No. 131, del 11 de julio, 1978

Extensión

Tiene una extensión de 2.400 hectáreas en la parte terrestre y 97.235 en la parte marina.

Importancia


La Isla del Coco es un territorio de gran riqueza paisajística y un verdadero laboratorio natural para el estudio de la evolución de las especies. Es extremadamente lluviosa, unos 7.000 mm por año, y está cubierta de un bosque siempreverde, el cual presenta condición nubosa en el Cerro Iglesias, a 634 m.s.n.m.

Abundan los helechos, las bromelias, los ríos, quebradas y cascadas; los valles, los acantilados y los islotes frecuentados por infinidad de aves marinas y lugar de anidación de gaviotas y pájaros bobo.

La topografía es muy quebrada, lo que da lugar a la formación de muchas cascadas, algunas de las cuales caen expectacularmente al mar, desde gran altura. La costa es muy sinuosa, tiene acantilados de hasta 183 metros de altura e infinidad de cuevas submarinas. El mar, azul turquesa es de extraordinaria transparencia.

Historia


El territorio insular fue descubierto en 1526 por el piloto Joan Cabezas y ya para 1556 figuraba en el planisferio de Nicolás Desliens como Isla de Cocos. Durante los Siglos XVII y XVIII fue refugio para los piratas y corsarios que florecieron a lo largo de las costas del Pacífico de la América Española. Según leyendas, aquí se escondieron valiosos tesoros como el de Lima, consistente en toneladas de lingotes de oro y plata, láminas de oro que cubrían cúpulas de las iglesias; el tesoro de William Davies que fue ocultado en 1684 y el de Benito “Espada Sangrienta” Bonito en 1819.

Estas riquezas han atraído a más de 500 expediciones, incluyendo una del Gobierno de Costa Rica que tomó posesión de la Isla el 15 de setiembre de 1869.

Flora y Fauna

Un bosque siempreverde, tupido y denso, cubre el accidentado territorio insular de 2.400 hectáreas, frecuentemente nublado y azotado por copiosas y torrenciales lluvias.

Aquí se han identificado 235 especies de plantas (70 endémicas), 362 de insectos (64 endémicas) y 2 de reptiles endémicos: la lagartija y la salamandra; 3 de arañas, 85 de aves incluyendo las marinas (4 endémicas), 57 de crustáceos, 118 de moluscos marinos, más de 200 de peces y 18 de corales.


En sus aguas abundan los tiburones de aleta blanca, los gigantes tiburones martillo, los atunes, los peces loro, las mantas y los jureles.

Entre las especies de árboles más distintivas de la Isla destacan el copey, el palo de hierro y la palma endémica. Dentro de las aves sobresalen las endémicas: el mosquerito de Isla del Coco, el cuclillo de Isla del Coco, y el pinzón de Isla del Coco. En el bosque es común el espíritu santo, ave de color blanco que visita la isla para anidar y que se distingue por revolotear sobre las cabezas de los visitantes.

SERVICIOS

Información general, agua potable, servicios sanitarios, senderos terrestres y áreas de buceo.

 
Tarifas

Residentes: $ 50
No residentes: $ 25

Más información

Sede Regional Área de Conservación Isla del Coco: 2291-1215 /2291-1216 / 2291-1233 /2291-1250


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:,
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies