El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC)

El proceso de reestructuración en el Ministerio del Ambiente y Energía, aunado a la evolución del concepto de Sistema Nacional de Areas Protegidas, culminó en cambios institucionales fundamentales, los cuales consistieron principalmente en la conformación del Sistema Nacional de Areas de Conservación, SINAC, que integra estructural y funcionalmente a las tres direcciones que tenían bajo su responsabilidad la rectoría de los recursos naturales: la Dirección General Forestal, el Servicio de Parques Nacionales y la Dirección de Vida Silvestre.

Así, el SINAC es un modelo de gestión institucional descentralizado operativamente y participativo, que ha unido las potestades del MINAET en el campo forestal, vida silvestre y áreas protegidas, para planificar y ejecutar procesos dirigidos hacia el manejo sostenible de los recursos naturales del país.

Este nuevo enfoque ha permitido definir políticas y estrategias de acción integrales para la conservación de los recursos naturales, ofrecer un mejor servicio al cliente, maximizar de forma creciente los escasos recursos disponibles, contar con mayores niveles de información para la toma de decisiones e involucrar de manera más efectiva a los diferentes sectores de la sociedad, entre otros.

Administrativamente el SINAC es un sistema constituido por
una Dirección General y 11 Areas de Conservación con carácter de Direcciones
Regionales.

La Dirección General es responsable de emitir las políticas y estrategias relacionadas con la conservación de los recursos naturales del país. Para ello cuenta con una Unidad Técnica, conformada por un equipo interdisciplinario de profesionales que desarrollan acciones de carácter estrátegico y de soporte a la gestión de las Areas de Conservación.

¿Qué es un área protegida o de conservación?

Son porciones de terreno con bosques vírgenes o reforestados específicamente destinados para la conservación de los recursos naturales en general, según decretos específicos relacionados con el uso sostenible de sus recursos, para el bien de la humanidad y del futuro en general del país. Las Areas de Conservación son unidades territoriales, regidas bajo una misma estrategia de desarrollo y administración, en donde interactúan tanto actividades privadas como estatales, para el manejo y conservación de los recursos naturales, orientadas a la búsqueda del desarrollo sostenible conjuntamente con la sociedad civil. Las Areas de Conservación establecidas son:

  • Arenal Huetar-Norte (ACA-HN)
  • Arenal Tempisque (ACA-T)
  • Amistad Caribe (ACLA-C)
  • Amistad Pacifico (ACLA-P)
  • Cordilllera Volcánica Central (ACCVC)
  • Guanacaste (ACG)
  • Isla del Coco (ACMIC)
  • Osa (ACOSA)
  • Pacífico Central (ACOPAC)
  • Tempisque (ACT)
  • Tortuguero (ACTO)

Están conformadas por una Dirección Regional y Oficinas Subregionales. Su función principal es ejecutar las políticas y estrategias emitidas por la Dirección General. Para ello realizan acciones tendientes a la consolidación y manejo de las Areas Silvestres Protegidas, fomento al uso sostenible y control de los recuros naturales, mediante la prestación de diferentes servicios a los clientes, los cuales se clasifican de la siguiente forma:

  • Protección y control
  • Incentivos y servicios ambientales
  • Atención de visitantes a las Areas Silvestres Protegidas
  • Educación ambiental
  • Permisos
  • Extensión comunal
  • Ordenamiento territorial

Los objetivos perseguidos según publicaciones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) son:

  • Conservar ecosistemas diferentes, únicos y característicos como: manglares, lagunas, glaciares, etc.
  • Conservar especies de animales o plantas, según intereses o valores tradicionales particulares como: guacamayas, felinos, cocodrilos, plantas de uso industrial y medicinal, etc.
  • Conservar áreas de particular variedad genética, áreas con gran variedad de ecosistemas, especies de endemismo, etc.
  • Paisajes con gran belleza panorámica, de gran valor estético o científico, algunos de estos son: lagunas, glaciares, volcanes activos, cascadas, lagunas termales, volcanes inactivos, etc.
  • Función de protección hidrológica: áreas de recarga acuífera, protección de suelos, ríos, etc.
  • Turismo a los sitios naturales.
  • Terrenos a lugares de gran interés investigativo científico.
  • Conservación de terrenos o lugares geográficos, culturales, arquelógicos e históricos, etc.

Los objetivos y fines por los que se crean las diferentes áreas de conservación o de protección silvestre son amplios, por lo que se desarrollan diferentes mecanismos para hacer posible el trabajo, estos se definen en nueve categorías. Estas son:

Compartir

Comentar en Facebook

comentarios